Sucralosa Endolce

foto n° 6

¿Qué es la Sucralosa?

Es el único endulzante de bajas calorías que se fabrica a partir del azúcar. Este endulzante no tiene el efecto de absorción que tiene el azúcar en el organismo. A diferencia del azúcar, no aporta calorías y es 600 veces más dulce que ésta. La sucralosa no es reconocida por el cuerpo como si fuera azúcar ni tampoco como un hidrato de carbono. El cuerpo no la metaboliza para obtener energía y tampoco afecta los niveles de glucosa en sangre.

¿Cuáles son los beneficios de la Sucralosa?

Es el único endulzante de bajas calorías que es preparado a partir del azúcar pero no aporta calorías. Reemplaza al azúcar un 100% – No aporta calorías ( 0% calorías por porción). Tiene un excelente sabor, por ser derivado del azúcar no deja sabor amargo o metálico. No tiene efectos secundarios.

¿Se puede cocinar con Sucralosa?

Si, se puede cocinar todo tipo de alimentos ( queques, postres, kuchenes,) ya que es estable frente a la exposición de altas y bajas temperaturas , sin sufrir descomposición. No deja sabores remanentes, no contiene fenilalanina ni otro aminoácido.

¿Puede la Sucralosa ser consumida por mujeres embarazadas?

Sí, cualquier persona puede utilizar sucralosa, incluidas las mujeres embarazadas y las madres en período de lactancia. Sucralosa puede ser usado para tener una dieta pre y postnatal saludable. De todas formas se recomienda que las mujeres que estén embarazadas o amamantando consulten con su médico sobre las necesidades nutricionales especiales para cada caso.

¿Puede la Sucralosa ser consumida por personas diabéticas?

Si, es ideal para diabéticos, pues por su estructura el organismo no lo reconoce como un hidrato de carbono y por ello no incide en la elevación de la glicemia, ni en el aumento del índice glicémico. Debido a esto, puede ser consumido en forma segura por diabéticos, insulinoresistentes, intolerantes a la glucosa o personas en tratamientos de reducción de peso.

¿Es seguro consumir Sucralosa?

Sí, existen más de 100 estudios clínicos que avalan este endulzante. La FDA lo aprobó en 1998; la Unión Europea en el 2004. Además de la FDA, hay estudios de seguridad realizados en Canadá, Australia, Argentina, Brasil, México y otros 30 países, que la han aprobado e incorporado a su reglamentación alimentaria. De hecho hoy en día cada vez más alimentos y marcas incorporan este endulzante dentro de sus ingredientes.